República Popular de Polonia (1945-1979)

 

Pasażerka (1963) Dir. Andrzej Munk, Witold Lesiewicz
La pasajera Subtítulos en español
Sinopsis: Mientras se encontraba a bordo de un transatlántico, la alemana Liza, nota a alguien que se parece a Marta, la ex reclusa de Auschwitz, donde Liza solía ser la guardia.

Un estudio alternativo, realista e ilusorio, de culpabilidad y retribución, The Passenger (Pasazerka) estaba a medio camino de la producción en 1961 cuando su director, Andrzej Munk, murió en un accidente automovilístico. Los amigos de Munk intentaron, lealmente, completar el proyecto, uniendo algunas escenas con imágenes fijas.

“La pasajera” es un trabajo inacabado del cineasta, habla de los horrores de Auschwitz, y de la libertad y responsabilidad que siempre conservan las personas, ya sean prisioneras o carceleras, y que se manifiesta en el sentido de culpa que acompaña a las acciones atroces, aunque sólo las conozca el que las ha cometido.

Andrzej Munk murió trágicamente en un accidente de tráfico en 1961, a los cuarenta años. Una gran pérdida para el cine; en su breve filmografía apuntaba ser un grandísimo director con ideas y un mundo propio que sabía atrapar en sus películas superando las dificultades de tener que realizar su trabajo limitado por las paredes de un régimen autoritario de corte comunista.

Frases como "Cuidado de prisioneros", "Un trabajo que no requiere esfuerzo físico", alentaron los comunicados de prensa. Ofertas de trabajo para mujeres que apoyaban a la SS tentaban las buenas condiciones de trabajo, alojamiento garantizado, ropa y altos salarios. No hubo grandes requisitos: edad 21-45 años, buena condición física y legajo limpio. Los cursos para supervisoras y guardias alemanas (del alemán Aufseherin), que hacían servicio en campos de concentración, duraron de cuatro semanas a seis meses. Se enseñó una actitud firme hacia los presos, el fanatismo y la resistencia al sufrimiento de otras personas. Se les instruyó sobre cómo usar los castigos, cómo detectar el sabotaje y se les informó sobre los riesgos de mantener contacto con los presos. Para el trabajo bien pago se postulaban las peluqueras, cajeras y docentes. Durante la entrevista tuvieron que demostrar conocimiento del nazismo. Después del examen de ingreso, firmaban un contrato con la SS como ayudantes (SS-Helferin). Su tarea era cuidar a las reclusas y supervisar su trabajo. Llevaban uniformes especiales con un corte militar, armas cortas, látigos, garrotes y podían tener un perro para su servicio. Se recibían solo aquellas que pudieron mostrar crueldad especial.

Las supervisoras en los campos de concentración constituían solo el 10% del personal. Según las estadísticas oficiales de enero de 1945, aproximadamente entre los 37 000 miembros de equipos de los campos de concentración había 3500 mujeres que servían como centinelas.

Fotograma de la película "La pasajera", Dir. Andrzej Munk.

 

 

 

 

 

Fecha del evento: Domingo 7.08.2017 Casa Bruzzone Mar del Plata