República Popular de Polonia (1945-1979)

 

Wyklęty (2017) Dir. Konrad Łęcki  
(El maldito) Subtítulado al español por Cine Polaco  
Wyklęty es una película basada en sucesos acontecidos en la Polonia de posguerra. Sus héroes son miembros del Ejército secreto, también conocido como el Ejército clandestino, que peleó contra las autoridades del régimen comunista por la futura conformación de Polonia. Las personas, que a pesar de la enorme superioridad por parte del Departamento de Seguridad - UB, apoyada por el NKVD soviético, lucharon hasta el final por su causa. Es un largometraje polaco que se refiere a la historia del último soldado maldito - Józef Franczak, apodo “Lalek”. En la película, el rol de Franchak es interpretado por Wojciech Niemczyk, con algunas modificaciones como el nombre de Franciszek Józefczyk, apodado "Lolo".

Con “Wyklęty” debuta Konrad Łęcki cómo director y escritor al mismo tiempo. Esta es la primera producción de la Fundación Między Słowami, (Entre Palabras) fundada, entre otros, por iniciativa del actor Marcin Kwaśny. Los principales roles fueron realizados por Wojciech Niemczyk, Marcin Kwaśny, Marek Siudym, Piotr Cyrwus, Janusz Chabior, Robert Wrzosek, Jarosław Witaszczyk, Hanna Świętnicka. Además varios cientos de extras y miembros de grupos de reconstrucción de toda Polonia tomaron parte en la película.

La llegada de las tropas soviéticas a Polonia fue un adelanto de lo que pasaría en los años siguientes. La NKVD soviética (policía secreta predecesora de la KGB) empezó a detener y asesinar a miembros del AK cuando aún no había terminado la contienda.

 

Soldados Malditos

Eran soldados de varios movimientos de la resistencia polaca que lucharon en la clandestinidad por la independencia de Polonia durante la posguerra y contra el comunismo. Ante la transparencia de sus filas frente al NKVD, el AK se desmanteló en enero de 1945 y dio paso a la Wolność i Niezawisłość (WiN, Libertad e Independencia), a la que se sumaron también miembros de otros grupos de la resistencia polaca. Desde luego que no fue la única organización que hizo frente a la ocupación soviética, ya que cumplieron un rol importante las organizaciones Narodowe Siły Zbrojne (NSZ, Fuerzas Armadas Nacionales) - formada por antiguos miembros de la resistencia nacionalista - y el Konspiracyjne Wojsko Polskie (KWP, Ejército Clandestino Polaco), integrado por antiguos miembros del AK, grupos ya activos desde finales de la Segunda Guerra Mundial.

Trailer de la pelicula "Wyklęty" (2017).

Verano 1945, provincia Bialystok. Soldados Malditos del 4º Escuadrón de la 5ª Brigada del Ejército Nacional de Wilno, comandada por mayor Zygmunt Szendzielarz, apodo Lupaszko. Atrás, 2ª de la derecha Danuta Siedzikównade, apodo "Inka", condenada a muerte en 1946. El día de la muerte no llegó tener 18 años. En una carta secreta mandó unas palabras dirigidas a su abuela: "Digan a mi abuela que me comporté como debería". Estos Soldados Malditos, en polaco - Żołnierze Wyklęci, resistieron la sovietización de Polonia y la subordinación a la URSS. Luchando contra las fuerzas del nuevo agresor, tuvieron que enfrentarse a la propaganda masiva de la Polonia Popular dirigida contra ellos, y a quienes los llamaron " bandas clandestinas de reacción".

A su vez, a las personas que operaban en organizaciones anticomunistas y en las fuerzas armadas, que estaban incluidas en los archivos del aparato de seguridad, se las conocía como "enemigos del pueblo". La movilización y la lucha de los Soldados Malditos fue el primer instinto de autodefensa de la sociedad polaca contra la agresión soviética y el poder impuesto por las autoridades comunistas, pero también un ejemplo de la conspiración armada anticomunista más numerosa en la escala europea, que abarcaba toda Polonia, incluidas las fronteras orientales de la Segunda República, perdidas en la Unión Soviética.

El número de miembros de todas las organizaciones y grupos clandestinos se estima en 120-180 mil. La mayoría de las acciones de las unidades clandestinas anticomunistas se dirigieron a unidades armadas de la UB, KBW o MO. Los grupos independistas clandestinos también se mantuvieron activos en las Tierras Fronterizas del Este, especialmente en las áreas de Grodno, Nowogródek y Wilno. El último miembro del movimiento de resistencia fue Józef Franczak, apodado "Lalek", quién murió en un ataque en Majdan Kozice Górne cerca de Piaski (provincia de Lublin), dieciocho años después de la guerra, el 21 de octubre de 1963. Los soldados malditos sufrieron una enorme persecución. En las batallas clandestinas con las autoridades, murieron alrededor de 9.000 conspiradores. Varios miles más fueron asesinados en base a sentencias judiciales comunistas o murieron en las cárceles. Estos son solo datos estimados. El esfuerzo armado y el martirio de los Soldados Malditos, aún requiere más investigación.

El fenómeno de la conspiración independista se destaca por ser hasta la aparición de Solidaridad, la forma más numerosa de resistencia organizada de la sociedad polaca al poder impuesto. Los Soldados Malditos gracias a su labor, contribuyeron al retraso de las etapas subsiguientes de consolidación del sistema comunista, permaneciendo para muchos ambientes como un ejemplo de una actitud cívica.

El último Soldado Maldito

Józef Franczak no tenía ninguna posibilidad de llevar una vida normal. Cuando terminó la guerra, tenía 27 años. Durante los siguientes 18 años se escondía en el país por el cual luchó por la libertad.

En cautiverio soviético

Józef Franczak nació en 1918 en Kozice Górne, cerca de Lublin. Venía de una familia de campesinos, tenía cinco hermanos. Después de terminar la escuela primaria de siete años, se ofreció como voluntario para suboficial en la Escuela de la Gendarmería en Grudziądz. Después de graduarse, como suboficial profesional, comenzó su servicio en Równe en Wołyń. Fue allí donde lo encontró el estallido de la Segunda Guerra Mundial.

Podlasie, 28 de abril de 1946. Miembros de los grupos de operaciones de la UB-MO comunista capturados por la 6ª Brigada de Wilno y la 3ª Brigada de NZW (Unión Militar Nacional).
Unidad del teniente Waclaw Grabowski (segundo de la der.) en 5.VII.1953. En las cercanías de Mława, el grupo de 7 soldados del teniente Grabowski, apodo "Puszczyk" fue rodeado por un grupo operativo de 1.300 efectivos de la KBW comunista. La batalla por defenderse duró una hora y media. En el resultado los siete Soldados Malditos fueron muertos. El teniente Grabowski su última bala reservó para sí mismo. Los restos fueron expuestos al público como advertencia. El informante recibió 5000 zlotys. Después de la agresión de la URSS a Polonia, la unidad en la que luchó fue destruida, y Franczak entró en el cautiverio soviético, de donde huyó después de unos días. Regresó a la región de Lublin, donde se involucró en la actividad clandestina. Se convirtió en comandante del pelotón en la 3ª Área del Circuito de Lublin - Distrito de ZWZ - AK. Después de la ocupación de la región de Lublin por los soviéticos, compartió el destino de muchos de sus colegas y fue reclutado por el ejército de Grl. Berling. Arrestos, torturas y ejecuciones de soldados del Ejército del Interior de los que fue testigo lo llevaron a huir.

Durante varios meses, se escondía en Lodz, Sopot y otros lugares de Polonia. Aparentemente trató de huir hasta Suecia, pero esto no sucedió ya que fue accidentalmente reconocido por una mujer de su pueblo. Pronto regresó a su tierra natal y estableció contacto con el ejército clandestino.

El arresto

El 17 de junio de 1946, Józef Franczak, junto con varias personas, fue arrestado por el Departamento de Seguridad de Lublin. Durante el convoy a Lublin, los prisioneros lograron desarmar a los guardias. Varios días después, una vez más su vida tendió sobre un hilo. Durante el intento de arresto en Rybczewice, le disparó al comandante del MO (Milicia Ciudadana) matándolo a él y uno de sus subordinados, y escapó de nuevo.

Amnistía para los Soldados Malditos

Pronto se unió a la unidad partisana WiN (Libertad e Independencia) del capitán Zdzisław Broński apodado “Uskok”. A principios de 1947, las autoridades anunciaron una amnistía, en la que se han revelado más de 50,000 soldados. Józef Franczak no hizo esto, no confiaba en los comunistas.

Temía que fuera sentenciado a muerte o a una larga prisión. El doctor Sławomir Poleszak - historiador del IPN (Instituto de la Memoria Nacional) de Lublin que estudió meticulosamente la historia de “Lalek” - piensa que fue uno de los momentos claves para su futuro destino. Después de 1947 ya no tuvo retorno, solo podía morir en batalla o ir por muchos años a prisión.

Lucha contra los espías

“Lalek” se convirtió en el comandante de una de las patrullas de la unidad del capitán Broński “Uskok”. Sus tareas incluyeron, entre otras cosas, recabar información sobre los arrestos conducidos por el Servicio de Seguridad y las personas que cooperaron con ellos. La patrulla de Franczak organizó emboscadas para oficiales de MO y ejecutó a los espías. Todo en un grado bastante limitado, ya que se intensificaron las acciones de los comunistas contra la armada clandestina independista. Solo en 1948 UB y MO llevaron a cabo más de 2 mil operaciones de ese tipo.

Otro escape más

La hora le estaba por llegar a “Lalek”. En mayo de 1948, logró escapar de una emboscada en la que dos de sus soldados fueron asesinados y otros dos resultaron heridos. En diciembre del mismo año, los oficiales de MO intentaron capturarlo en Wygnanowice, donde estuvo con su colega de tarea. A pesar de recibir un disparo en el estómago, logró escapar de nuevo. En mayo del año siguiente, el Servicio de Seguridad destrozó la unidad de capitán Broński, quien también fue asesinado.

A partir de ese momento, durante los siguientes 15 años, Józef Franczak se escondía solo. De vez en cuando se contactaba esporádicamente con otros soldados. En 1953 con el segundo teniente Kuchcewicz, el único sobreviviente de la unidad “Uskok” y Zbigniew Pielach “Felek”, organizó un ataque de expropiación de la Caja de Ahorros en Piaski. La acción fracasó, combrando se la vida del teniente Kuchcewicz.

Józef Franczak como cabo de la gendarmería en Równe.
Józef Franczak "Lalek" (segundo en la der.) fue el último Soldado Maldito. Murió traicionado en el año 1963, 18 años después de la 2ª Guerra Mundial. Una última oportunidad de revelarse

En 1956, apareció la última oportunidad de salir de su escondite. En la ola de "deshielo", los comunistas anuncian una amnistía. Franczak queda indeciso acerca de su revelación, pero después de hablar con un abogado que lo deja sin ilusiones, sabe que está a la espera de una larga condena y se da por vencido. Desde el comienzo de la década del 50ª, Franchak estaba formalmente seguido por la SB. La operación tenía el nombre en clave, “Pożar” (Insendio). Según datos de la SB, "Lalek" tenía una red organizada de personas que lo ayudaron a esconderse, se suponía que debían ser unas 200 personas.

Bajo la atenta mirada del Servicio de Seguridad

Debido a que Józef Franczak estaba escondido en su tierra natal, el SB “cuidó especialmente” a su familia más cercana. Las dos hermanas de "Lalek" tenían instaladas escuchas. Se intentó reclutar colegas entre las personas que podrían tener contacto con él. Se hicieron observaciones de lugares donde podría quedarse. Fueron intimidadas personas que se sospechaba de ayudar a Franczak y su correspondencia fue revisada. A pesar de la enorme cantidad de esfuerzos y recursos, las actividades del SB no dieron resultados. En 1961, la fiscalía de Lublin emitió una orden de arresto para Franczak, que se publicó en la prensa local. Pero Józef Franczak fue un conspirador experimentado. Conocía muy bien los métodos de la SB y gracias a eso durante muchos años fue esquivo.

Traicionado por un colaborador secreto

Las actividades del Servicio de Seguridad se intensificaron a fines de la década del 50ª y principios del 60ª. Continuaba la búsqueda permanente de un candidato para un compañero TW), que tendría acceso directo a “Lalek”. En enero de 1963, el personal de SB pudo elegir un candidato apropiado, quien se vio obligado a cooperar con el chantaje. Era Stanisław Mazur, el primo de Danuta Mazur, una compañera de la vida de Franczak. Recibió el apodo TW "Michał". Pronto hubo un avance en caso “Lalek”, TW "Michał" entró en contacto con Franczak. El primer acercamiento para la captura de Franczak tuvo lugar el 19 de octubre. La acción falló debido a una falla en el equipo de escucha en el que estaba equipado Stanisław Mazur, pero dos días después "Lalek" fue el objetivo.

Emboscada de la SB

El 21 de octubre de 1963, un grupo operativo compuesto por oficiales de la SB y 35 de ZOM, rodeó la propiedad de Wacław Becia, donde se alojaba Franczak. Se desarrolló un tiroteo y "Lalek" trató de escapar. Después de correr unos 300 metros, fue herido de muerte. El cadáver de Józef Franczak, después de haber llevado a cabo las secciones, fue colocado en una tumba sin nombre en el cementerio municipal de Lublin. Ante todo, el fiscal a cargo de este caso ordenó cortar la cabeza del asesinado. “Citando la carta del fiscal del 24 de octubre de 1963 y para una conversación oral con el Dr. Iwaszkiewicz, quítenme la cabeza del cadáver de Józef Franczak ", escribió en la solicitud enviada a los médicos que realizaban la autopsia. No fue sino hasta 1983 que la familia recibió permiso para transferir el cuerpo a la tumba familiar. Ahí se descubrió que el cadáver había sido privado de la cabeza. Como resultado de la investigación del IPN (Instituto de la Memoria Nacional), realizada desde el 2007, el cráneo de “Lalek” fue encontrado en la Universidad de Medicina de Lublin. Lo más probable es que haya servido a estudiantes con fines científicos. El tercer funeral de Franczak tuvo lugar el 26 de marzo del 2015 en Piaski, con la asistencia del Comando de Cuartel de Varsovia.-----------------------------------

Visión artística de la muerte de "Lalek".
Lublin, 2008. El presidente Lech Kaczyński condecora con la Cruz del Comandante con la Estrella de la Orden de Polonia Restituta, póstumamente otorgada a Józef Franczak, a manos de su hijo, Marek Franczak. Condenados

Stanisław Mazur cooperó con la SB hasta mayo de 1967. Recibió 5000 zlotych para ayudar a capturar a Józef Franczak.

Tras el cambio de sistema político en Polonia las personas que ayudaron a “Lalek” fueron castigadas. En junio de 1964, Kazimierz Mazur fue condenado a 3 años de prisión y Wacław Beć a 5 años. Hasta el fin de sus días, Franczak creyó que la liberación de Polonia se lograría a través de un conflicto internacional.

La memoria

El 17 de marzo de 2008, el presidente Lech Kaczyński otorgó póstumamente a Józef Franczak la Cruz de Comandante con la Estrella de la Orden de Polonia Restituída.

Tras la caída del comunismo la memoria de estos hombres continuó siendo un tabú oficial en Polonia, motivo por el que desde 1993 se les empezó a llamar “Soldados Malditos”. Hubo que esperar hasta 2001 para que el Parlamento polaco reconociese, en una resolución, “los méritos de las organizaciones y grupos de la independencia, que después de la Segunda Guerra Mundial, decidieron emprender la lucha desigual por la soberanía y la independencia de Polonia”.

En 2009 organizaciones de veteranos pidieron que se les dedicara a los “Soldados Malditos” la fecha del 1 de marzo, pues fue ese día, en 1951, cuando fueron ejecutados los miembros del 4º Estado Mayor de la WiN (Łukasz Ciepliński, Karol Chmiel, Adam Lazarowicz, Józef Rzepka, Józef Batory, Mieczysław Kawalec y Franciszek Błażej), en la prisión de Mokotów, en Varsovia. En febrero de 2010 el entonces Presidente de la República de Polonia, Lech Kaczyński, dirigente del partido conservador Prawo i Sprawiedliwość (Libertad y Justicia), anunció un proyecto legislativo para establecer el Día Nacional de la Memoria de los “Soldados Malditos”, expresión referida a todos aquellos que ya desde el final de la Segunda Guerra Mundial combatieron a la dictadura comunista impuesta por Stalin en Polonia. Pero su fallecimiento en el accidente aéreo en Smolensk el 10 de abril de 2010 aplazó el establecimiento de ese día, que finalmente se celebró por primera vez en 2011, con motivo del 60 aniversario de la citada ejecución de mandos del WiN en Mokotów. El Día Nacional de la Memoria de los “Soldados Malditos” no es día libre de trabajo.

No obstante, la realización de este acto conmemorativo que desde 2011 se celebra todos los años, aún no existe un pleno reconocimiento entre los polacos sobre la memoria de los Soldados Malditos. Polonia sigue dividida, producto de varias décadas de engaños y mentiras del régimen comunista.

  Los restos de los Soldados Malditos, combatientes de la resistencia polaca al comunismo, hallados entre 2012 y 2014, en un funeral en el cementerio militar de la Sede en Prado (Kwatera na Łączce), en Varsovia, en septiembre de 2015.

Konrad Łęcki, director de la pelicula "Wyklęty".

Wojciech Niemczyk interpretando a Franciszek Józefczyk, "Lolo".

Marcin Kwaśny interpretando a "Wiktor" en "Wyklety".

Hanna Świętnicka, actuando a "Bronka" en "Wyklety".

Protagonistas, Hanna Świętnicka y Wojciech Niemczyk en acción.

Reunión en la oficina del Departamento de Seguridad (UB).

Unidad ficticia de "Wiktor" en la película "Wyklety".

Rodeo de los soldados clandestinos por la UB.

La Iglesia participó en el proceso.

Wojciech Niemczyk como el último Soldado Maldito.

¿Las nuevas generaciónes mantendrán la memoria?

Conversación con Konrad Łęcki, director de "Wyklęty"

Autor: Małgorzata Kupiszewska (fragmentos).

Todavía estoy luchando, aunque hay momentos de duda. Afortunadamente, hay cada vez más personas que desean ayudarme. Aún creo - dice Konrad Łęcki, el creador de la película "Wyklęty" en una conversación con Małgorzata Kupiszewska. [...] Konrad Łęcki es uno de esos creadores que quieren vivir en armonía con sí mismo, es decir, hacer cosas de las que está convencido. Cuando se le preguntó si está cerca el final del gobierno de los hijos de la "Bestia", el libro, sobre el cual Tadeusz Płużański escribe, honestamente respondió: En el choque de la tercera generación del AK (Ejército Nacional) con la tercera generación de UB (Departamento de Seguridad), me temo que llevan la ventaja los segundos. Esto fue claramente visible en el funeral de Jaruzelski.

Małgorzata Kupiszewska: Sr. Konrad, como nación estamos permitiendo, de una manera mentirosa, presentar, tergiversar, falsificar la historia, y todo financiado con nuestro dinero. ¿A qué se debe?

Konrad Łęcki: Somos una nación cansada, privada de élite. Desaparecieron durante la guerra y después. Esa es la realidad. Hoy nos gobiernan, desafortunadamente también con la cultura, los ineficaces productos de descarado PRL (República Popular de Polonia), que a menudo son benjamines del sistema post-PRL. Esta gente está usurpando el derecho de decidir qué pueden ver los espectadores y qué no pueden ver; sobre qué se puede hacer la película y qué temas no se pueden discutir. Al éter va basura, cuanto más estúpido e hipócrita, mejor. O por el dinero de un contribuyente polaco, se compra una historia falsa, una basura alemana, “Nuestras madres, nuestros padres” (Nasze matki, nasi ojcowie), que equipara el Ejército Nacional (AK) con los criminales nazis, asesinando a los judíos. Este no es el final. El director de TVP (Televisión Polaca) decide que la película se va a ver en el canal público, en momento de la mayor audiencia. Así que los creadores de esta mierda todavía recibirán regalos.

Małgorzata Kupiszewska: ¿Quién permite a esta gente hacer esto?

Konrad Łęcki: Nos piden que paguemos la compra de una serie (televisiva) que nos defrauda. No es sorprendente que los conceptos de identidad nacional y responsabilidad por el país se conviertan para muchas personas en conceptos absolutamente abstractos. Los temas realmente importantes, así como la verdad histórica, todavía se barren debajo de la alfombra. Un ejemplo de las últimas horas. Celebraciones en Auschwitz. A alguien de nuestra “élite” se le ocurre la idea de invitar al nieto del comandante del campo nazi, el asesino Hoess, y se olvida de la familia del héroe nacional polaco Witold Pilecki. El describió primero este lugar, dejándose transportar voluntariamente a este infierno. Sólo cuando el ruido de los medios y los entornos independistas hacen salir este escándalo a la luz, algún asistente de la oficina del primer ministro llama a los editores para pedirles que contacten con alguien de la familia del Capitán (Pilecki). Extraña. ¿Quién gobierna este país?

Małgorzata Kupiszewska: ¿Qué significa "estar en armonía conmigo mismo"?

Konrad Łęcki: Hacer cosas que creemos que son correctas.

Małgorzata Kupiszewska: ¿De dónde vino la idea de pedir ayuda para implementar el “Maldito”? ¿Un mal calculado presupuesto o un grito de desesperación, para que nuestros impuestos no vayan a una película como “Pokłosie”?

Konrad Łęcki: Al terminar la fotografía varias instituciones que nos declararon ayuda en la realización de “Wyklęty”, comenzaron a retirarse después de que el PISF (Instituto de Cine Polaco) señaló que no hay posibilidad de subsidios para tales temas. Por otro lado, los siguientes potenciales coproductores pusieron condiciones excesivas con respecto a los cambios de escenario. Estaban interesados principalmente en suavizar a los personajes de la de la UB que aparecen en la película, y yo no estuve de acuerdo con esto. Sin embargo, en cuanto se trata a “Pokłosie”, la situación con esta película es un ejemplo del hecho de que el dinero se encuentra en ciertos temas, y no en otros.

Małgorzata Kupiszewska: ¿Usted fue engañado por promesas engañosas e ingenuamente ha creído?

Konrad Łęcki: No, solo quiero hacer esta película y eso es todo.

Małgorzata Kupiszewska: ¿Quién lo inspiró a Usted para descubrir la historia falsificada? ¿Alguien en la vecindad era un Soldado ininterrumpido (Żołnierz Niezłomny)?

Konrad Łęcki: No había una persona así, ambos abuelos estaban en el Ejército Nacional, pero murieron demasiado temprano para entender estos asuntos. Creo que lo hizo más la palabra escrita, es decir, libros y documentos.

Małgorzata Kupiszewska: ¿Usted mantiene contactos con los hijos de los Soldados ininterrumpidos?

Konrad Łęcki: Con los hijos, no. Conocí a varios combatientes de NSZ (Fuerzas Armadas Nacionales) y AK / WiN (Ejército Nacional / Libertad e Independencia) en persona y hablé con ellos sobre aquellos días.

Małgorzata Kupiszewska: Usted leyó la biografía de Hieronim Dekutowski seud. "Zapora", Zdzisław Bronski seud. "Uskok", teniente Jan Tabortnowski, seud. "Bruzda", Zygmunt Szendzielarz seud. "Łupaszka", "Huzar", "Młota", hermanos Taraszkiewicz, "Ojciec Jan", "Bartek" y muchos, muchos otros. ¿Cuánto tiempo se preparó para la película “El Maldito”?

Konrad Łęcki: Leí estas biografías pero no para la película. Solo estaba interesado en sus historias. La idea de la película nació mucho más tarde, hace unos 2-3 años.

Małgorzata Kupiszewska: ¿Qué pasó? ¿Qué idea lo impulsó a realizar esta película?

Konrad Łęcki: Conocer la historia de “Lalek” o Józef Franczak. Este hombre estaba escondiéndose la mayor parte de su vida, cazado como un animal. Incluso a su hijo lo tuvo que observar en secreto. Siempre perseguido por el peligro y terriblemente solo, todos sus colegas fueron asesinados. ¡Qué psique tan fuerte tenía este hombre! Algo increíble.

Małgorzata Kupiszewska: En la película “Wyklęty” también se muestra que no todos los Ininterrumpidos lucharon por su propia elección. Tuvieron que ir al bosque, de lo contrario los aguardaba la muerte o la tortura inhumana en los búnkeres de la UB, ¿realmente no lo sabían?

Konrad Łęcki: Lo sabían perfectamente. Escogían la muerte con un arma en sus manos en lugar de un disparo en la parte posterior de la cabeza, con las manos atadas, de los Śmietański, los Dreja y otros torturadores similares.

Małgorzata Kupiszewska: El teniente coronel Łukasz Ciepliński escribió en 1946 una proclama: “Queremos que Polonia sea gobernada por polacos dedicados a la causa y elegidos por toda la Nación..., por lo tanto, hemos declarado una lucha de vida o muerte para aquellos que por el dinero, medallas o distinciones de manos soviéticas, asesinan a los mejores polacos que han exigido la libertad y la justicia”. ¿Sabía lo que estaba haciendo?

Konrad Łęcki: Los soldados del documental “Żołnierze Wyklęci” - Łukasz Ciepliński, Hieronim Dekutowski, Zygmunt Szendzielarz y Zdzisław Broński son los comandantes del Ejército clandestino con motivaciones sociopolíticas muy motivadas. Lo que quise decir es que muchas de las personas Malditas pasaron a la clandestinidad, porque las nuevas autoridades no les permitieron vivir en paz. No querían ser confidentes e informar a sus colegas o pasar 10 años en una celda de un metro cuadrado con las uñas rotas. Los comunistas no les dieron opción, eso quise decir, de que no todos descendían a la clandestinidad por su propia elección. Si tuvieran la oportunidad de tener una vida normal, quizás no habrían dado este paso.

Małgorzata Kupiszewska: Estará el 1º de marzo en Cracovia en la develación de los monumentos del Teniente Coronel Łukasz Ciepliński “Pług” y el mayor Zygmunt Szyndzielarz “Łupaszka”?

Konrad Łęcki: Si no tengo que estar en un rodaje de película ese día, seré feliz.

Małgorzata Kupiszewska: ¿Estarán el domingo en el rodaje? El 1 de marzo es domingo. A las 12:00 h hay una misa en la Iglesia de Santa María (Cracovia), y luego una procesión al Parque Jordan.

Konrad Łęcki: Rodamos todos los días si tenemos un presupuesto para ello. Es muy difícil conseguir ese dinero para perder el tiempo. Muchas personas ayudan en la producción de forma gratuita y el domingo es el único día en que pueden hacerlo. Como será el domingo, 1 de marzo, es difícil predecirlo en este momento. Creo que puedo contribuir más al cultivo de las tradiciones de los Malditos, hacer las escenas posteriores para la película que participar en la manifestación. Repito, sin embargo, que solo un conjunto de escenas fotográficas puede obstaculizar mi participación en estas ceremonias, no necesariamente en Cracovia. [...]

Małgorzata Kupiszewska: ¿Ha pensado en la película sobre el coronel Kuklinski, antes de que se creara "Jack Strong"? Según Usted, ¿es este el último Soldado Maldito?

Konrad Łęcki: Kuklinski actuó en otras circunstancias. No pensé en la película, en él, pero tal vez sea una lástima, porque después de Jack Strong, se parece que los mejores opositores son Michnik y Kuroń, y esto es una falsedad. [...]

Małgorzata Kupiszewska: Los Soldados Ininterrumpidos fueron brutalmente asesinados. ¿El tiempo de los hijos de la "Bestia", sobre el cual Tadeusz Płużański escribe, termina?

Konrad Łęcki: En el choque de la tercera generación de AK (Ejército Nacional) con la tercera generación de UB (Departamento de Seguridad), me temo que por arriba están los segundos. Esto fue claramente visible en el funeral de Jaruzelski. [...]

Małgorzata Kupiszewska: ¿Cuántas personas, transfiriendo 10 zlotys, deberían pagar en su cuenta para poder terminar la película? ¿A cuántos miles de polacos deberíamos apelar para que surgiera “Wyklęty”?

Konrad Łęcki: 10 PLN cada uno es aproximadamente 50-60 mil personas.

Małgorzata Kupiszewska: Pago hoy por mi familia más cercana. Quiero que mis nietos vean la imagen real, no adulterada de aquellos años. Gracias por la entrevista.

Konrad Łęcki: También yo estoy muy agradecido y gracias por todos los que han apoyado la película hasta ahora. Ellos son realmente grandes personas.

Konrad Łęcki nacido el 13/12/1976 en Kielce. Graduado en la Facultad de Derecho de la EWSPiA en Varsovia y la Academia de Cine y Televisión allí. También se graduó en el Estudio de actuación Lart en Cracovia. Hasta ahora ha hecho varios cortometrajes. Se especializa en películas históricas. Sus obras se presentaron, entre otros, en el Festival Internacional de Cine de Gdynia, Młodzi i Film en Koszalin, Camerimage y muchos otros. “Wyklęty” es su primera película de tanta importancia.

Małgorzata Kupiszewska, graduada en la Facultad de Estudios Polacos de la Universidad de Varsovia. Durante 20 años, enseñó el idioma polaco utilizando métodos patentados. Es la propietaria del restaurante familiar “Zajazd u Mikulskich” en Wiązowna, cerca de Varsovia. Allí organiza una variedad de reuniones culturales. Escritora. Público algunos libros miniaturas.

Después de la proyección, silencio y lágrimas. El premio, ovación de pie. Los protagonistas en el estreno de la película “Wyklęty” del Dir. Konrad Łęcki.

 

 

 

 

 

Fecha del evento: Domingo 4.02.2018 Casa Bruzzone Mar del Plata
  Sábado 7.04.2018 Sociedad Polonesa de San Martín Buenos Aires
  Sábado 27.10.2018 Sociedad de los Polacos Mar del Plata