Siglo XXI

 

Polski Krzyż (2004) Documental  
  Hablada en polaco  

Una historia personal de un exilio a Siberia en el año 1940 y vuelta después de 60 años. Una verdadera historia de una cruz polaca en Siberia encontrada luego de 60ª años.

 

Deportaciones

Antes que nada para aquellos que saben poco o nada sobre los exiliados en Siberia, recomiendo leer un link para tener una vista general sobre la deportación: http://www.baikalnature.es/guides/86595

 
El tráiler de las 2 épocas diferentes. Hoy solo se puede imaginar que ha pasado con nuestros padres, abuelos, familias...

"Vosotros vinisteis aquí para cortar árboles.
Vuestros hijos van a construir aquí una gran ciudad.
Vuestros nietos vivirán aquí felices.
Sin embargo, a vuestra Polonia no volveréis jamás"

Vagones de ganado sin calefacción aguardando en la ciudad de Pinsk (Bielorrusia), listo para los deportados. Con estas palabras hacían la bienvenida a Tadeusz Malinowski y a muchos más deportados a Siberia. Así lo recuerda: Estando en Wilno llegó la invasión soviética sobre Polonia. Mi padre, un hermano suyo y yo escapamos y nos fuimos a Lituania, con el propósito de pasar a Inglaterra e incorporarnos allí al Ejército polaco. Lituania todavía era libre y la cola para el avión era larga ya que muchos polacos estaban huyendo. En este tiempo, los alemanes ocuparon Noruega y se cortó el camino. Suecia cerró las fronteras y entonces el Ejército soviético ocupó Lituania y le incorporó Wilno. Era 1940. Mi padre y yo regresamos a Wilno, se reunió de nuevo nuestra familia y aprendí el oficio de zapatero. Mi padre y yo aprendimos este oficio con Witold Sylwanowicz, un profesor de Medicina en la Universidad. A su vez, él lo había aprendido siendo estudiante de Medicina, durante la Revolución bolchevique, para ayudar a su madre y sacar adelante a sus hermanos menores. Cuando ese año de 1940 los lituanos cerraron la Universidad de Wilno, él quedó sin nada, volvió al oficio de zapatero y nos enseñó a mi padre y a mí. El 14 de junio de 1941 los rusos nos deportan a Siberia, al Gulag, el sistema de campo de trabajo soviéticos. Las causas de la deportación eran la cirugía social, según la política soviética de Stalin de cambiar la estructura social de las poblaciones. Mi familia no estaba especialmente señalada; era una familia polaca como tantas, pero mi padre había sido un militar de carrera y quizás esto influyó. Mi madre era rusa pero se sentía plenamente polaca. Ya digo que Wilno era una ciudad cedida por Stalin a la recién estrenada República Socialista de Lituania, ocupada y vigilada por el Ejército y Policía Política rusos, NKVD (más tarde KGB).

Era la mañana de ese 14 de junio de 1941 cuando mi padre y yo estábamos en una pequeña habitación, sentados en taburetes de zapatero, en la casa de Sylwanowicz, nuestro maestro en el oficio. Nuestra clientela era sobre todo de profesores de la Universidad y sus amistades y el taller era un centro de información confidencial. Una de las cosas que escuchamos allí era que se estaban preparando trenes de mercancía para el transporte de personas. Había rumores de que Hitler atacaría Rusia y pensamos que aquellos trenes iban a servir para la evacuación de las familias de los militares rusos. De pronto llegó mi hermana y nos dijo que la NKVD mantenía retenida en casa a nuestra madre y preguntaban por mi padre. Salí disparado a ver qué pasaba en casa y dos militares me aseguraron que sólo habían venido a por mi padre. Volví a buscarlo: "No dejaré a mamá sola; sola no sobrevivirá", dijo él, y yo tomé la misma determinación. Un camión verde, con mi madre y mi hermana sentadas encima de las maletas, nos llevó a la estación. Nos indicaron el vagón, en el que ya había otras personas.

Era un vagón de ganado, con cuatro pequeñas ventanitas y con un canalón de dos tablas en "V", para evacuar aguas menores. Cuando el vagón se llenó, cerraron el portón desde fuera y ya no se abrió durante las primeras cuatro jornadas de viaje. Con la higiene tuvimos suerte: una madre de cinco hijos, el mayor de unos 14 años y la menor de 3, traía un orinal y rompimos el cierre de uno de los ventanucos para poder vaciarlo.

Tren con deportados.
Gulag - campo de concentración sovietíco en Siberia.

Pasados los Urales, el tren paraba en zonas despobladas. En una de las estaciones nos enteramos por los altavoces de que Hitler había atacado a la Unión Soviética, el 22 de junio de 1941. En Siberia comenzamos a viajar con los portones abiertos de par en par y en una de las paradas nos dieron un cucharón de sopa caliente por viajero. Esperábamos recalar en algún lugar en Siberia, pero, para nuestra sorpresa, una vez dejado atrás Novosibirsk, el tren tomó camino del Sur hasta la estación de Barnaul, en las estribaciones de los montes Altai. Era el 3 de julio. Nos inspeccionaron y nos mandaron subir en un camión, con nuestras pertenencias. Fuimos hacia las montañas, hacia los bosques de pinos, y llegamos al destino, a cuarenta y tantos kilómetros. Era un poblado llamado "Sector Central" y nos alojaron en un barracón con camas dispuestas como en un hospital. Pocos días después nos reunieron en una plaza y apareció el jefe: "Vosotros vinisteis aquí para cortar árboles. Vuestros hijos van a construir aquí una gran ciudad. Vuestros nietos vivirán aquí felices. Sin embargo, a vuestra Polonia no volveréis jamás".

Al mismo tiempo, los ejércitos alemanes se adentraban en Rusia y ésta necesitaba urgentemente ayuda. Para conseguirla, Stalin tuvo que acceder a pactar con el Gobierno polaco en Londres devolver la libertad a todos los polacos encarcelados y deportados, así como facilitar la formación del Ejército propio.

El general Anders, preso hasta entonces en la cárcel de Lubianka (Moscú), fue nombrado jefe y encargado de organizar aquel Ejército que finalmente se formó en Kazajstán, y fue trasladado entre principios de 1942 y mediados del siguiente vía mar Caspio a Oriente Medio. Junto con aquellos militares salieron numerosas familias, entre ellas mi madre y mi hermana, y centenares de niños cuyos padres murieron en Rusia. Tengo muchos recuerdos de aquella peripecia. Cuando veo en verano a la gente dormir en la calle, recuerdo cómo aquel invierno dormimos prácticamente a la intemperie varios días en la plaza de la estación de Taskent. Para no caerme del banco me ataba a él con el cinturón del pantalón. Taskent estaba en Uzbekistán, en nuestro camino para ir formando el Ejército polaco de los deportados. La ropa interior y los uniformes que nos daban eran ingleses. Este Ejército se formó al principio en el interior de Rusia y luego fue pasando por otros lugares hasta llegar a Kazajstán. Todos estos tremendos viajes los padecimos casi sin comida.

Salimos a Persia y después pasamos a Palestina. Entonces no existía Israel, sino Palestina, que era protectorado inglés. Allí nos reorganizamos completamente y nos unimos a una brigada polaca que había luchado en África contra Rommel. Seguimos el modelo militar inglés; cambiamos los uniformes, tuvimos armas distintas e hicimos instrucción. Fuimos el Segundo Cuerpo de Ejército Polaco dentro del Octavo Ejército inglés, y, entre otros lugares, estuvimos en el frente de Italia, avanzando hasta liberarla. Participé en una de las batallas más terribles, la de Montecassino, donde los polacos seguimos luchando por la libertad pese a que ya sabíamos que Polonia había sido entregada a los rusos y permanecería en el Telón de Acero tras la guerra.

Polacos deportados, sacados de su tierra natal.

Quien no ha estado allí, ya estará.
Quien ha estado, nunca lo olvidará.

(Proverbio soviético sobre las prisiones)

Ahí los dejo algunos link interesantes sobre los deportados polacos y de otras naciones:

Letonia - Memorias de deportadas: http://www.alerta360.org/secciones/testimonios/deportadas.html

Países Bálticos - El talón de hierro: http://www.alerta360.org/secciones/testimonios/talon_hierro.html

Azerbaiyán - Siete días. El trauma de las represiones: http://www.alerta360.org/secciones/testimonios/siete_dias.html

Polonia - La deportación vivida por niños: http://www.alerta360.org/secciones/testimonios/deportaciones_ninos.html

Rusia soviética - Nazino, la isla de la muerte: http://www.alerta360.org/secciones/testimonios/nazino.html

Rusia soviética - Sobre hospitales soviéticos: http://www.alerta360.org/secciones/testimonios/hospitales.html

Deportaciones. l crimen desconocido

Definiciones: http://www.alerta360.org/secciones/investigaciones/deportaciones.html

El verdadero rostro de las deportaciones: http://www.alerta360.org/secciones/investigaciones/deportaciones2.html

Las víctimas: http://www.alerta360.org/secciones/investigaciones/deportaciones3.html

Cronología de las deportaciones: http://www.alerta360.org/secciones/investigaciones/deportaciones4.html

Los alemanes, un capítulo aparte: http://www.alerta360.org/secciones/investigaciones/deportaciones5.html

Conclusión: http://www.alerta360.org/secciones/investigaciones/deportaciones6.html

Bibliografía relacionada: http://www.alerta360.org/secciones/investigaciones/deportaciones7.html

 

 

 

 

 

Fecha del evento: Jueves 15.09.2011 Sociedad de los Polacos Mar del Plata